Descubriendo la música india

15 abril, 2019

El único libro en papel que me acompañó durante el viaje a la India fue el de La música clásica de la India, de Jaime R. Pombo. Lo descubrí de casualidad en una librería, poco antes de partir, y no pude resistir a llevármelo conmigo.

Nada más hojearlo me di cuenta de que, a pesar de que la música india es una de las que más me han cautivado desde hace años, apenas sabía nada de ella.

Así que, a medida que avanzaba en su lectura, me permitió apreciar la música india de otra manera, mucho más consciente. Disfrutar más de escucharla, entenderla mejor y distinguir algunos de los instrumentos principales.

MÚSICA y ESPIRITUALIDAD

Ni siquiera lo había pensado antes, pero ¿sabías que la música que normalmente asociamos con la India se conoce como “música clásica”? ¿Y que hay diferencias entre la música del norte –indostaní– y la del sur –carnática–?

Como casi todo en la India, la música mantiene una estrecha relación con la vertiente espiritual y religiosa. Hay gente que, incluso, considera el sonido como una forma de realización espiritual que nos puede llevar a la unión con Dios.

No hay que pensar, sin embargo, que esta música está ligada únicamente a la religión hindú –mayoritaria en la India–, sino que esto es aplicable también a otras religiones del país como el budismo, el islam o el sijismo.

Así, aunque se usa mucho, no siempre es correcto decirmúsica hindú”.

Para los indios –y no solo los hindúes–, todo sonido es, en esencia, sagrado. Desde el estruendo de la tormenta, el habla en una conversación, la nota musical que sostiene el tanpura, el graznido del pavo, la monótona letanía en la liturgia… hasta el susodicho claxon de los autocares

Del prólogo de Agustín Pániker

TRANSMITIR EMOCIONES

Algo que me parece fascinante de la música clásica de la India son los raga. Para entendernos, digamos que son una escala musical, como el típico Do-Re-Mi-Fa-Sol.

Cada raga se compone de una sucesión de notas distintas –existen cientos de combinaciones–, que los músicos utilizan para improvisar.

Sí, la música india que solemos escuchar es totalmente improvisada.

El objetivo de la música clásica india es transmitir emociones. Tan importante es esto que, si no se consigue, se considera que no se trata de música. De esta manera, según el raga elegido se busca evocar unas emociones u otras.

Además, existe un momento idóneo del día –o del año– para interpretar cada uno de los raga, pudiendo así expresar todo su potencial de belleza y de emotividad.

Esta costumbre, que se conoce como samaya, está muy arraigada en el norte del país, y es la responsable de que algunos raga se interpreten únicamente al amanecer, otros durante el ocaso y otros, por ejemplo, durante la calma de medianoche.

A partir de ahora, cuando escuches música clásica india, fíjate en el nombre de la canción, porque suele indicar el raga usado.

Escucha nuestra recomendación musical.

LOS INSTRUMENTOS HABITUALES

La música clásica indostaní suele estar interpretada por un grupo concreto de músicos e instrumentos. El miembro principal es el músico solista –ya sea cantante o instrumentista–, que va improvisando sobre la base musical de los otros músicos.

Acompañando de fondo tenemos el sonido del tanpura, un instrumento que tiene una gran importancia en la música clásica del país. Generalmente es el primer sonido que escuchamos en una canción.

Opcionalmente podemos encontrar también un acompañamiento melódico, producido por el harmonium o la sarangi.

Si alguna vez habéis escuchado al conocido Krishna Das, habréis oído que su voz está siempre acompañada por una base melódica parecida a un organillo. Se trata, precisamente, del sonido del harmonium, un instrumento que él mismo hace sonar mientras canta.

Finalmente, la percusión completa el grupo tradicional, realizada habitualmente por el tabla. Éste es el instrumento rítmico más importante del país y, aunque originariamente se usaba sólo como acompañamiento, es cada vez más habitual que realicen improvisaciones rítmicas en los recitales.

MUCHO ANTES DEL BEATBOX

Siguiendo con el tema de la percusión, vamos a comentar uno de sus rasgos más interesantes. ¿Sabías que existe una palabra para referirse a cada uno de los sonidos que pueden producir los diferentes instrumentos de percusión?

Se trata, en realidad, de una sílaba onomatopéyica, como por ejemplo tin, na, ta, dhin, dha. Cualquier percusionista profesional, al mismo tiempo que aprende a tocar un instrumento, aprende también estas palabras.

Lo más fascinante es que son incluso capaces de realizar improvisaciones con ellas, sin golpear el instrumento, únicamente imitando con la boca los ritmos de la percusión.

Esta práctica se conoce como padhant y puede compararse al Beat Box que escuchamos en la cultura del hip-hop. Puedes ver aquí algunos ejemplos:

E incluso, una canción que usa el padhant a ritmo de Trap:

TRES AÑOS DESPUÉS…

Hoy, sentado en la butaca de casa, la música india me lleva de nuevo de viaje, evocando en mi memoria infinidad de experiencias sucedidas entonces.

Y me pierdo en una sucesión de canciones que me llevan hasta finales de los ’60, cuando Ravi Shankar enseñaba a George Harrison los entresijos del sitar.

Sonrío en silencio, hojeando de nuevo las esquinas maltrechas de este libro, en cuyas páginas descubro el billete de avión que nos llevó de Port Blair a Calcuta.

Y un pequeño papelito escrito a mano en el que apunté algunos de los músicos, extraídos de su lectura, que quería escuchar cuando fuimos a aquella acogedora tienda de discos en Varanasi.

Y a ti, cuéntanos, ¿te gusta la música clásica de la India?


MATERIAL ADICIONAL

1 comment

  1. Comment by Valentin ladera leal

    Valentin ladera leal Reply 15 abril, 2019 at 9:21 pm

    Anima es sencillamente una cura para el Alma

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go top

Descarga GRATIS la guía

"10 claves para viajar    SLOW y CONSCIENTE"

Una guía perfecta para viajar sin prisas y disfrutar de cada instante

error: Content is protected !!